ACRG/ febrero 22, 2016/ Historia

Todo comenzó en Roma, donde en el año 1630 llegó Mikolaj Sapieha, señor de Koden, hombre enfermizo y muy piadoso. Allí recobró milagrosamente la salud frente a la imagen de la Virgen de Guadalupe y decidió apropiarse del cuadro. Le pidió al Papa Urbano VIII que se lo regalase y el Pontífice se negó rotundamente a ello. Entonces Sapieha sobornó a un sacristán y, todo satisfecho, regresó a Koden llevando el cuadro con él…seguir leyendo